El lago, al que llaman «las Maldivas de Novosibirsk» por su aspecto tropical, ha sido el telón de fondo perfecto para las publicaciones en Instagram de mucha gente pero la razón de su color azulado es menos atractiva ya que se debe a las sales de calcio y otros óxidos metálicos de la planta eléctrica que hay en su orilla.

La compañía eléctrica rusa que administra la planta, de hecho, instó a la gente a no acercarse al agua pero su advertencia parece haber hecho que la gente esté aún más decidida a visitarla.

Siberian Generating Company (SGK), que gestiona la central de carbón, escribió en junio en la red social rusa VKontakte:

«No nades en este basurero. El agua es altamente alcalina debido a que las sales de calcio y otros óxidos metálicos se disuelven en el agua. El contacto con la piel  puede causar una reacción alérgica.»

También decía que la gente podía quedar atrapada en las cenizas del fondo del lago acumuladas durante décadas y, en mayúsculas, acababa diciendo:

«POR LO TANTO, ESTAMOS PIDIENDO QUE NO TE METAS EN ESTE VERTEDERO DE CENIZAS PARA TENER UN SELFIE».

La planta también insistió en que el vertido de cenizas no era venenoso y que los niveles de radiactividad habían sido comprobados por investigadores independientes.

¡Menos mal!

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here