Muchos profesores todavía desconfían de la enseñanaza a distancia porque cuentan con que sus alumnos no van a parar de inventar soluciones para hacer más llevaderas las clases.

En este caso, la chica sólo tuvo que grabarse durante unos minutos con cara de mucho interés mientras atendía a una clase y después dejar el vídeo reproduciéndose en bucle delante de la webcam del portátil por el que recibía la enseñanza a distancia.

Siempre hay quien está un paso más allá.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here