Esta joven de la imagen nos propone una sencilla solución que todos deberíamos poner en práctica para no enfadar a quienes acaban de fregar el suelo. Bastante trabajo es mantener una casa limpia como para que, encima, venga todo el mundo a pisar el suelo recién fregado.

Todos deberíamos poner de nuestra parte y, siguiendo el fácil ejemplo que nos da esta simpática muchacha todos haríamos el trabajo de casa más llevadero.

La próxima vez que te encuentres el suelo mojado, ya sabes: no hay excusas. Tú también debes colaborar.

Es fácil: si quieres, puedes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here