Los conflictos familiares intergeneracionales han existido desde que existe la familia, eso no es un secreto para nadie.

Desde siempre los hijos han tenido que desarrollar su personalidad en algún momento de la adolescencia por oposición a la autoridad familiar, normalmente son los hijos los que discuten con los padres y las hijas las que hacen lo propio con las madres, para definir unos modelos de comportamiento.

En épocas recientes, el influjo del clan, el grupo de amigos y amigas en las que se inserta el joven y que influye como modelo en el comportamiento del joven, se ha visto ampliado mediante la herramienta tecnológica que son las redes sociales. Así, mientras antes una adolescente no tenía más modelos que sus amigas y conocidas y algunas fotos que veía en revistas para adolescentes (¿recuerdas Farala? pues ya la han metido en ERE y está prejubilada) 🙂  en las que aparecían cantantes, actrices y algunas otras celebrities, todo quedaba reducido a un ámbito cercano.

Ahora, sin embargo, los conflictos familiares pueden extenderse por las redes sociales y las diferencias entre padres e hijos pueden aflorar a vista de todos. En estos casos, existen mecanismos de mediación institucional para arreglar las diferencias.

O se arreglan las cosas como hace esta madre:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here