Conforme se van cumpliendo años, muchos años, el cuerpo comienza a dar señales de que está programado para rendir al máximo durante unas décadas pero después los problemas irán apareciendo inexorablemente.

Uno de los que más se hace notar es la pérdida de flexibilidad en las articulaciones: cada vez nos cuesta más rascarnos la espalda, agacharnos (¡y levantarnos después!) o llegar hasta un objeto que ha caído bajo un mueble.

Yo, afortunadamente conocía a M’dele, que me ha enseñado unas técnicas muy sencillas para mantener la flexibilidad sin tener que realizar un gran esfuerzo y, sobre todo, sin necesidad de tener que recurrir a medicinas o suplementos mágicos.

Desde que hago estos ejercicios todos los días dos veces justo después de levantarme, estoy mucho mejor de mis dolores en la espalda en apenas dos meses.

Prueba tú y cuéntame abajo, en los comentarios, qué tal te ha ido: ¡a mí me funciona!

3 Comentarios

  1. despues de mi segundo intento el diagnóstico ha sido:
    – inflamación de la bursa del hombro izquierdo y esguince leve de ese mismo tobillo
    – repsoso durante siete días y antininflamatorios cada ocho horas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here