En estas fechas veraniegas las redes sociales se llenan de fotografías (o vídeos o storys) que algunos usuarios publican sobre sus vacaciones.

Esto es algo que se repite todos los años pero en este maldito dos mil veinte han sido muchos menos los que han podido (o querido) tomarse unas vacaciones en la playa, en la montaña o en el pueblo de su familia.

Lo peor es que de algunas reacciones a las fotografías que he visto en Facebook, parece que hubiese quienes arden por la envidia al ver que los otros publican sus fotos o sus vídeos de esos momentos de disfrute y es necesario siempre recordar dos ideas que hay que tener muy claras:

  • las redes sociales son sólo un escaparate donde algunas personas enseñan parte de sus vivencias; si sienten necesidad de enseñar esas vivencias es porque hay otra parte totalmente contraria de la que no están nada satisfechos (y de la que, por supuesto, no van a publicar absolutamente nada).
  • aunque tú no te lo creas, si puedes leer esto en tu teléfono móvil, con tu buena conexión de datos o tu WiFi, es porque tienes cubiertas las necesidades más elementales y seguro que si miras a tu alrededor verás que tienes mucho de lo que disfrutar y y mucho por lo que estar agradecido a la vida sin necesidad de estar pendiente de si Fulano o Mengano estuvieron en tal sitio o el otro o se juntaron con Zutano para irse de viaje o a la playa.

Vive y disfruta tu vida y ni te preocupes ni te metas en la de los demás o, como dice el refrán, agua que no has de beber, déjala correr.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here