Colombine

Europa Press

El libro de Concepción Núñez Rey, 'Carmen de Burgos Colombine en la Edad de Plata de la literatura española', rescata la figura de la mujer que fue "modelo del primer feminismo combativo y racional", adelantada a su tiempo, aventurera, escritora, periodista, corresponsal de guerra y valiente intelectual implicada en la política y la cultura de la España convulsa de principios del siglo XX. Premio de Biografías Antonio Domínguez Ortiz 2005, el libro ha sido publicado por la Fundación Lara.

Carmen de Burgos (Almería, 1867-1932) fue pionera en la defensa de la igualdad de la mujer, promovió diferentes campañas contra las leyes discriminatorias y defendió incansablemente la necesidad de su educación, saliendo a la calle en 1921, por primera vez en España, para exigir el voto femenino a las puertas del Congreso. Esta biografía, "fruto de largos años de investigación" recorre la trayectoria completa de Colombine, desde episodios de su vida personal como la relación que mantuvo con un joven Ramón Gómez de la Serna, hasta su iniciación literaria, las visicitudes y las aventuras de una intelectual inconformista frente a las circunstancias.

El poeta Jacobo Cortines, que presentó hoy la obra junto a Núñez, catedrática de Lengua y Literatura Españolas en el Instituto Santamarca de Madrid y colaboradora de la Facultad de Ciencias de la Información de la UCM, y la escritora Lourdes Ortiz, recordó que el nombre de Carmen de Burgos 'Colombine' "no es una figura más de la bohemia". Asimismo, comentó la anécdota sobre sus últimas palabras: "Colombine murió con el nombre de la República en los labios".

En este sentido, militó activamente a favor de este sistema político, cuyas conquistas apenas pudo disfrutar debido a su muerte repentina en 1932. Escribió más de un centenar de novelas cortas y largas, así como numerosos volúmenes entre los que se encuentran estudios literarios de importancia, aún vigentes, y libros de viajes, artículos, biografías, traducciones y estudios sociales.

Carmen de Burgos RACIONALISTA Y MODERNA

Su compromiso regeneracionista inicial, su ferviente europeísmo y sus ideales racionalistas al servicio del bien común, así como su relación con la corriente naturalista a través de Blasco Ibáñez o sus contactos con escritores modernistas y su vinculación con la corriente novecentista, la convierten en una autora de importancia única como representante del pensamiento progresista de las primeras décadas del siglo pasado, desde la perspectiva fundamental de la mujer.

Ortiz, resaltó la personalidad moderna y estrambótica de Carmen de Burgos, que en su opinión se refleja en el libro "de tal profundidad de datos y estudio" que le hace tener "sentimiento de culpa" por no haber conocido de esta forma antes a la autora nacida en Almería, en 1867. "Era una mujer absolutamente desconcertante entonces; su actitud ante la vida y su valentía; sus ideas de separa Iglesia y Estado, su vitalidad y racionalidad" la convierten en un ser "excepcional" que no debió ser olvidado, según apuntó.

INTELECTUAL Y "MADRE SOLA"

"Se trasladó a Madrid con su única hija viva -perdió tres- tras separarse de su marido, el hijo de un editor con el que se casó muy joven; en Madrid empezó a organizar reuniones de escritores y periodistas en las que conoció a Gómez de la Serna, cuya relación está teñida de datos confusos", explicó. Asimismo, Ortiz lamentó que muchas mujeres de la talla de De Burgos han caído en el olvido y en su momento fueron consideradas "marimachos o locas empeñadas en hacer lo misma actividad que los hombre", dijo.

"Fue una mujer con una personalidad arrolladora, que viajó por toda Europa con su hija en brazos", teniendo que demostrar más por su condición de mujer. Así, concluyo: "Una persona republicana, que crea en una sociedad laica y moderna y sea mujer tendrá en Carmen de Burgos un ejemplo". "Lo que para muchos fueron escándalos en su vida para otros logros", añadió Ana Gavin, del Grupo Planeta.

Núñez Rey, cuya tesis se basó en la vida y obra de la autora andaluza, desveló "el enigma" del olvido de Colombine: Después de la Guerra Civil, estaba entre los "primeros nombres de los autores prohibidos". "Dejó un documento único sobre la guerra de Melilla y un gran alegato antibelicista sobre la Primera Guerra Mundial; asimismo, ya escribió un cuento anteriormente en contra de la Guerra de Cuba", añadió. "Creía en la necesidad de educar España y educar a la mujer; además creó un universo mítico, un paraíso perdido inspirado en el escenario de su Infancia, Almería", destacó.
Otros articulos