Pablo Pérez-Mínguez

Europa Press

Conocido por ser el fotógrafo de La Movida, fue galardonado hoy con el Premio Nacional de Fotografía 2006

Pablo Pérez-Minguez, conocido por ser el fotógrafo de La Movida madrileña, confesó hoy, tras ser galardonado con el Premio Nacional de Fotografía 2006, su pasión por este arte en constante evolución: "La fotografía ha sido siempre un campo muy elitista. Había que ser niño de papá y tener las espaldas bien cubiertas para dedicarse a esto. Ahora ya no, con un teléfono y un poco de imaginación cualquiera puede hacer fotos. Es algo que me parece fascinante", declaró a Europa Press.

El premiado mostró su agradecimiento y satisfacción por la concesión de esta distinción y señaló al respecto que en las artes plásticas y en particular en la fotografía, "que es un arte muy endeble, que te concedan un premio procura una especie de estatus que te permite un poco hacer lo que te dé la gana, ejercer mucho más tu libertad". "Estas artes tan endebles son curiosamente las más modernas y de ahí, a la vez, su fragilidad", apostilló.

Pérez-Minguez aseguró que le encanta que le conozcan por el fotógrafo de La Movida. "Considero que sólo ha habido una Movida, que ha sido importantísima y que yo, sin proponérmelo, haya estado en el sitio y en el momento adecuado me parece un honor. Precisamente por la importancia que tiene este movimiento ha eclipsado otro tipo de cosas que yo haya podido hacer", dijo.

Pablo Pérez-Mínguez A este respecto, Pérez-Minguez señaló que a lo largo de su carrera ha hecho de todo. "Conceptualizo mucho la imagen fotográfica desde siempre. La revista Nueva Lente (que fundó junto a Carlos Serrano) nos sirvió para eso. Era una teorización sobre la fotografía. Cuando se plateaba si la fotografía era más una técnica que un arte nosotros insistíamos en esto último", explicó.

EL BUQUE INSIGNIA

En cualquier caso, el retrato ha sido para este artista "el fundamento" de su carrera. "He sido fotógrafo para ser retratista, aunque luego haya hecho otras cosas: paisajes, ciudades, animales... Pero el retrato es mi buque insignia", confesó.

Sus referentes en el campo de la fotografía los tiene bien claros: "He tenido muchos porque soy de naturaleza ecléctica y mezclo todo con todo pero Richard Avedon ha sido fundamental, un gran maestro desde mi juventud y en España Alberto Schommer. También Cartier-Bresson o fotógrafos conceptuales como Ralph Gibson. Se aprende de todos, de los jóvenes, de los más veteranos, de los pintores...", aseguró.

Pablo Pérez-Minguez considera que al arte de la fotografía ha despegado en España y en el mundo. "En nuestro caso, los años de la dictadura fueron un frenazo para la cultura. Desde Nueva Lente intentamos cambiar esto y lo conseguimos pero en el mundo la fotografía digital ha sido tan importante que en todas partes ha constituido una revolución. El futuro ya está aquí de verdad".

A este respecto, el premiado afirmó rotundamente que la fotografía "no morirá por la digitalización, todo lo contrario, algún día, muy pronto ya veremos las consecuencias positivas de todo esto", aseguró.

Su estudio abierto no es lo único que le mantiene activo sino también los libros que publica con las mejores editoriales para mostrar sus fotografías y también sus escritos. En breve se publicará el próximo que lleva por título 'Fototextos'. Mientras tanto, cada día dice realizar 10 ó 20 fotografías "Tengo mi digital, mi analógico..., en fin estoy como un niño con zapatos nuevos", concluyó.
Otros articulos