Andrés Calamaro

Europa Press

Publica 'El palacio de las flores', con el que vuelve al sonido rockero

El cantante argentino Andrés Calamaro dijo hoy, durante la presentación de su último disco 'El palacio de las flores' (DRO) en Barcelona, que "soy adicto a tan pocas cosas que voy a empezar a preocuparme".

Calamaro afirmó, en este sentido, que sus adicciones "son las menos atractivas y literarias" y que se resumen en "una ayudita artificial para dormir y ver alguna película mala para coger el sueño como alguna de terror --que a pesar de ser amante del género--, el 90% son flojas".

La producción del disco, que incluye 17 temas firmados por Calamaro y Litto Nebbia, músico argentino que fundó el rock de autor en idioma castellano, fue de forma continuada en el estudio para elegir las canciones y, así, "encontrar su huella sonora", aunque en un principio "no estaba clara la naturaleza del disco", descartaron "la canciones criollas antiguas, el dúo y las lecturas formales en el estudio".

Recordó que con Nebbia "nos escribíamos pensando en el repertorio y título del disco". Además, señaló que la grabación fue "muy espontánea y rápida" cosa que esperaba de Nebbia ya que es "el mejor generador de canciones".

El sonido de 'El Palacio de las Flores' es como el de un "conjunto de grupos de rock juntos en una habitación y poner otros matices y colores en sus arreglos". Los parecidos con otras obras de su discografía no los reconoce, "me pasa por lo general de que me olvido de cómo es el disco", además "nunca vuelvo a escuchar mis discos, hay tanta intimidad y tanto trabajo".

Calamaro es conocido por sus letras "amargas", especialmente en los discos como 'Honestidad Brutal' o 'El Salmón', por lo que el rockero argentino señaló que "los que grabamos discos oscuros también disfrutamos mientras los grabamos".

En este sentido, recordó que 'El Salmón' "uno de los más oscuros y complicados, también es alegre, divertido y tiene mucha broma", además afirmó no tener una grabación "con un momento amargo". En el caso de 'Honestidad brutal', Calamaro lo definió como "un happening trágico" que fue como llevarse "una fiesta al estudio".

Sin embargo, en 'El palacio de las flores' encontramos una canción 'Ser feliz' con una letra "optimista y reflexiva" que es "un epílogo feliz para un disco generoso en colores, y aromas musicales, y en sentimientos y pensamientos, como bien su nombre, y la esplendida foto de Robert Freeman lo anuncian".

La canción habla de la felicidad porque "es algo que tendríamos que saber manejar". "No sé el estado máximo de felicidad, para el adicto es pillar, para el ex adicto es levantarse y sólo necesitar lavarse la cara y leer el periódico", añadió el cantante.

En 1999 fue el arista invitado de Bob Dylan en una gira de 12 conciertos por España con el que no ve ninguna "coincidencia genética" con esta leyenda del rock. "Él tiene los ojos claros, es más famoso, elegante y es un potencial premio Nobel de la literatura", bromeó.

Ante el rumor de que el cantante argentino encontró un disco suyo abandonado en la habitación de Dylan, Calamaro quiso sacarle importancia, "todos dejamos los discos tirados por allí", además recordó que fue artista invitado en su concierto así que "me habrá podido escuchar".


Vídeos sobre Andrés Calamaro



Más artículos
Tour Fijación Oral
Sónar 2006
Los Secretos, Una y mil veces
SonarSound en Japón y Corea
Música para la ciudad
Conciertos de piano
Homenaje a Astor Piazzolla
'Actual 2007' en Logroño
Premios Nacionales de Música
X Festival de Flamenco de Torrent
Nuevo disco de Eric Clapton
Festival de Jazz en Madrid
Vodafone y Sony BMG
Feria del Disco en Barcelona
Empresarios Andaluces del Flamenco
Dulce Pontes
Andrés Calamaro
Montserrat Caballé
Semana Beatles Spain 2006
Antón García Abril