A estas alturas del Siglo XXI todos deberíamos tener claro que la vida da muchas vueltas y lo que en un momento dado pudo parecer beneficioso resulta un desastre unas décadas después (fumar, por ejemplo) y lo que creíamos reemplazado por nuevos materiales o técnicas acaba volviendo a ser útil una vez se aplican las tecnologías disponibles hoy día.

En el sector de la logística se está produciendo un fenómeno curioso como es la vuelta de las cajas de madera. Hace unos años se pudo pensar que las cajas de plástico acabarían siendo el único contenedor de transporte pero la práctica y las nuevas tecnologías nos han llevado a ver que el cartón o la madera tenían un sitio reservado en el transporte.

Elegir el contenedor correcto es una de las decisiones más importantes en cualquier envío. Las cajas, cestos y banastas a base de madera se encuentran entre los más populares. Se sabe que tradicionalmente las cajas de madera habían sido uno de los mejores materiales para el embalaje. Una caja de madera es un contenedor autoportante, que se usa generalmente para transportar artículos difícilmente apilables, pesados ​​o incómodos. Factores tales como la durabilidad de los materiales, la compatibilidad con el medio ambiente, el costo de los materiales y la normativa sobre productos específicos influyen en la elección de los materiales de embalaje.

Las razones del renacer de las cajas de madera en España son muchas pero destacan:

  • Diseños naturales y más simples. Construir una caja de madera requiere mucha menos inversión en la etapa de fabricación simplemente porque los diseños son más sencillos. Esto puede ser un gran ahorro para envíos que requieren grandes cantidades de cajas de madera. Las cajas de madera son bastante fáciles y eficientes de fabricar a partir de las especificaciones de diseño personalizadas de un cliente. Por ejemplo, la fabricación de cajas de madera se puede hacer no sólo a medida sino ajustándose a las distintas normativas fitosanitarias internacionales según el destino de la mercancía.
  • Seguras y robustas. Debido a la forma en que se fabrican y se preparan para el envío, las cajas de madera pueden aportar la seguridad que las cajas de cartón no aportan. Este es un factor importante especialmente si está enviando artículos valiosos. Las cajas de madera también son muy estables y robustas, y brindarán a los artículos más frágiles la protección y la seguridad necesaria para llegar a su destino sin daños.
  • Apilables. Las cajas de madera tienen paredes y refuerzos estructurales que permiten realmente apilarlas. Pueden soportar una gran presión vertical si están apiladas correctamente y con el peso distribuido uniformemente.
  • Menos materiales requeridos. Durante el proceso de fabricación de otros tipos de cajas se utilizan múltiples materiales y equipos para ser producidos, incluidos muchos pegamentos y aditivos muy tóxicos. Las cajas de madera son solo eso. ¡De madera! Las cajas se pueden tratar térmicamente según los estándares internacionales utilizando un proceso de calor completamente libre de químicos.

Si es un poco observador, se habrá dado cuenta de que desde siempre los palets se han fabricado en madera pese a todos los materiales alternativos existentes: sus ventajas tendrá. No se extrañe si a partir de ahora empieza a ver cada vez más productos embalados en cajas de madera. Es más, piénselo por un momento y caerá en la cuenta de que casi todo lo que viene en una caja de madera es mejor que el equivalente que viene embalado en plástico o cartón ¿verdad?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here