El Producto Interior Bruto del Reino Unido se anotó un descenso del 19,1% en el período que se extiende entre los meses de marzo y mayo, los más perjudicados por las restricciones y medidas de confinamiento impuestas para limitar la COVID-19, pese a que a lo largo del mes de mayo consiguió volver a subir un 1,8%, tal y como se recoge en los datos calculados de manera provisional por la Oficina Nacional de Estadística (ONS).

Sin embargo, en datos relativos mes a mes la segunda mayor economía de Europa se anotó en mayo un crecimiento del 1,8%, tras haber caído un 20,3% en abril y un 6,9% en marzo. Así, el Producto Interior Bruto de Reino Unido se colocaba al acabar los cinco primeros meses del período un 24,5% más abajo de los datos equivalentes obtenidos en febrero, antes del impacto de la pandemia.

En el período que se extiende entre los meses de marzo y mayo, la actividad del sector servicios se redujo un 18,9% y las actividades de producción descendieron un 15,5%, a la vez que la construcción se redujo un 29,8% y la agricultura un 6,3%.
De otro lado, en mayo, en tanto que empezaron a levantarse poco a poco las restricciones, la actividad del sector servicios aumentó un 0,9% y la del sector de producción un 6%, con un crecimiento del 8,2% de la construcción, pero una contracción del 6,2% en la agricultura.

«Las manufacturas y la construcción de viviendas mostraron signos de recuperación. A pesar de esto, la economía todavía era un cuarto más pequeña en mayo que en febrero«, señaló Jonathan Athow, estadístico nacional adjunto de Estadísticas Nacionales de ONS, quien indicó que, pese al rebote en el comercio al por menor, el hecho de mantener algunas restricciones alargó la situación de crisis de otros servicios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here