La criptomoneda ha caído aproximadamente un 8% en las últimas 24 horas, según Coindesk, y cotizaba cerca de los 33.200 dólares hoy martes.
Otras monedas digitales, como el ethereum y el dogecoin, también cayeron alrededor de un 8% o más.

El valor del bitcoin se ha hundido más de un 40% en el último mes arrastrado por un torrente de malas noticias, incluyendo unas declaraciones incendiarias del CEO de Tesla, Elon Musk, para dejar de aceptar la criptodivisa como pago de sus coches eléctricos. También está aumentando la presión gubernamental sobre las criptomonedas en China y en otros países.

No está claro qué es lo que está provocando la caída de estos últimos días, pero ha habido un puñado de acontecimientos que pueden estar poniendo nerviosos a los inversores.

Después de invertir una cantidad considerable y vender sus bitcoins a precios máximos, embolsándose una cuantiosísima suma de dinero (posiblemente 100 millones de dólares o más), Musk tuiteó un meme que parecía lamentar el fin de su relación con la criptodivisa, lo que hizo que el valor del bitcoin se hundiera el viernes.

Además, durante el fin de semana, varias cuentas de redes sociales relacionadas con la criptodivisa fueron bloqueadas en China, una medida de un país que en las últimas semanas ha ampliado sus medidas contra la criptodivisa prohibiendo a los bancos y a las empresas de pago prestar servicios relacionados con la criptodivisa y endureciendo las regulaciones contra la criptominería para favorecer su propia moneda digital, controlada al milímetro por el Partido Comunista Chino.

El martes, el Securities Daily, una organización de noticias de propiedad estatal, elogió el enfoque actual de Beijing sobre las criptomonedas, escribiendo en un editorial que China ha entrado en una era de «fuerte supervisión» sobre la industria que es necesaria para proteger contra los riesgos de seguridad financiera.

Y no podía faltar a la fiesta el ex presidente de EE.UU., Donald Trump, que ha atacado al bitcoin recientemente, declarando el lunes a Fox Business que la moneda «parece una estafa» que «desplaza  al dólar.»

El gobierno de Biden también se ha centrado en la falta de regulación del mercado de las criptomonedas, habiendo revelado recientemente nuevos planes para gravar el bitcoin con más fuerza. La Reserva Federal parece tomarse más en serio la exploración de un posible dólar digital.

Los expertos han señalado que los delincuentes del ransomware utilizan la criptodivisa para blanquear sus transacciones y las autoridades estadounidenses han calificado el mal uso del bitcoin en estas situaciones como un «facilitador masivo.» Estas cuestiones volvieron a ser el centro de atención el lunes, cuando el Departamento de Justicia de EE.UU. anunció que las autoridades recuperaron 2,3 millones de dólares en bitcoins pagados a los hackers que atacaron Colonial Pipeline el mes pasado.

Pero como todo puede siempre ser peor, podría desatarse una debacle financiera si los precios del bitcoin caen por debajo de los 30.000 dólares. Caer por debajo de esa barrera pondría en negativo a la mayoría de los contratos de futuros, que no contaron con esta ola especulativa y que ahora podría verse forzados a vender con pérdidas antes de vender para quebrar, con lo que se estaría en otro de esos casos de serpientes que se muerden la cola (o profecías autocumplidas, que mola más) que podría provocar un desplome del valor del bitcoin.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here