En los últimos años, Samsung ha dependido en gran medida de su negocio de semiconductores para impulsar su crecimiento. Ocupando una posición dominante en el espacio de las DRAM, el fabricante coreano fue capaz de registrar beneficios récord trimestre tras trimestre, a pesar de que su negocio de telefonía experimentó un crecimiento mínimo o nulo.

Pero con el mercado global de las memorias en declive, los beneficios de Samsung se han visto afectados drásticamente. En sus resultados del primer trimestre de 2019, Samsung registró unos ingresos de 45.100 millones de dólares, un 20% menos que los 56.500 millones de dólares que obtuvo en el mismo período hace un año. Las ganancias operativas de 5.300 millones de dólares disminuyeron un asombroso 63% con respecto a los 15.600 millones de dólares que anunció el fabricante en el primer trimestre de 2018.

Samsung mencionó que a pesar de las fuertes ventas de la serie Galaxy S10, la rentabilidad interanual disminuyó a medida que el fabricante se enfrentaba a una mayor competencia en los segmentos inferior y medio. La sección de móviles de Samsung registró unos ingresos de 23.400 millones de dólares pero unos beneficios brutos de sólo 1.900 millones, ambas cifras inferiores a las del primer trimestre de 2018. La empresa ha emprendido una corrección de rumbo en el segmento de móviles económicos con la serie Galaxy A y eso debería cambiar las cosas para la marca, aunque también ese segmento está poblado por feroces competidores chinos.

Samsung prevé un aumento de la demanda en la segunda mitad del año a medida que dispositivos como el Galaxy A80 salgan a la venta. En el segmento premium, Samsung apuesta por el Galaxy S10 5G y el Nate 10 así como por el Galaxy Fold para impulsar las ventas.

En otros lugares, la sección de pantallas de Samsung registró unas pérdidas de 482 millones de dólares debido a la escasa demanda de paneles de TV y LCD. Pero el negocio que recibió el mayor impacto fue la unidad de semiconductores, que sólo obtuvo unos ingresos de 12.450 millones de dólares y un beneficio operativo de 3.500 millones. La disminución se atribuyó a «incertidumbres macroeconómicas, débil estacionalidad y ajustes de inventario por parte de las empresas de centros de datos». Tanto las ventas de NAND como de DRAM se redujeron, pero Samsung prevé que las ventas de DRAM empezarán a aumentar a lo largo del año.

Samsung está invirtiendo 115.000 millones de dólares en su histórico negocio de fundición en los próximos 10 años ya que el fabricante coreano quiere diversificar sus ramas de negocio sin depender tanto de la tecnología de consumo.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here