La Audiencia Provincial de Burgos ha condenado a una empleada de una perfumería por escribir en Facebook comentarios vejatorios contra la encargada del establecimiento. La Sección Segunda confirma la sentencia dictada por el Juzgado de Primera Instancia número 6, que entendió que hubo una intromisión ilegítima en el honor de la demandante porque las expresiones vejatorias iban «en descrédito de la persona a la que se refiere, que atentan injustificadamente contra su reputación personal y profesional».

La Sala rechaza el recurso interpuesto por la empleada, a la que condena a indemnizar a su superior con 800 euros y a publicar la sentencia condenatoria en su perfil de Facebook.