11-M - El jefe de Policía de Madrid cree que la tarjeta del móvil es la clave que lleva a la pista islámica el 12

Explicó que el último seguimiento a "El Tunecino" se realizó en febrero al considerársele un miembro más de una célula durmiente

MADRID, 8 (EUROPA PRESS)

El jefe superior de Policía de Madrid, Miguel Angel Fernández Rancaño, explicó hoy en la comisión de investigación sobre los atentados del 11 de marzo que la tarjeta del móvil hallada en la mochila-bomba desactivada en Vallecas es "el nudo gordiano" que lleva a la pista islámica el mismo viernes día 12, ratificada el sábado con las detenciones de los primeros sospechosos de raza árabe.

Según dijo, en un primer momento había una "desorientación total" por la magnitud de la tragedia y porque a priori nada encajaba en los patrones habituales. Así, comentó que colocar 13 mochilas-bomba precisan un operativo terrorista muy amplio, poco frecuente en ETA, pero al mismo tiempo estaban también los precedentes de intentos de atentados masivos. No obstante, recalcó que en esos momentos nada garantizaba vías ciertas porque es conocido que los terroristas van variando su forma de actuar.

A su juicio, el punto "crítico" de inflexión de la investigación es ese hallazgo en la mochila-bomba de Vallecas, que pese a pesar más de 11 kilos no llamó la atención a los funcionarios hasta la tarde del día de autos.

LOS EXPERTOS ISLAMISTAS EMPIEZAN EL 12

En la noche entre el 11 y el 12 de marzo, una vez desactivada la bomba por los TEDAX, se localiza el teléfono y su correspondiente tarjeta prepago, que primero se examina a la Policía Científica y que, esa misma mañana del viernes, pasa a la Unidad de Información Exterior, la especializada en terrorismo islamista.

A su juicio, esa pista es "el nudo gordiano" a partir del cual una línea de investigación cobra "certeza". Así, a las 14.30 del día 13 se trasladan los equipos de instrucción policial de Moratalaz a Canillas, incluidos sus 25 hombres, y sobre las cuatro de esa tarde, cuando se van a particar detenciones de sospechosos árabes, la dirección de las investigaciones pasa a los especialistas en terrorismo islámico.

Es decir, que para entonces la Policía ya trabajaba como primera línea de investigación con la hipótesis del terrorismo internacional, y no de ETA. "Es el punto crucial en el que cambia la investigación --insistió--. Cuando se comprueba quiénes compraron las tarjetas (telefónicas) ya no había nada que discutir".

Preguntado por qué se tardó 24 horas en cambiar la instrucción policial, indicó que se trata de un trámite formal, porque ya el día 12 había expertos en terrorismo islámico dentro del equipo de investigación.

De acuerdo con la cronología de actuaciones facilitada por el Gobierno del PP, todavía a las 14.30 horas de ese sábado el entonces ministro del Interior, Angel Acebes, aseguraba en rueda de prensa que se mantenían las dos hipótesis e incluso que no se descartaban posibles vínculos entre etarra e islamistas.

AL PRINCIPIO, TESTIMONIOS DE TODO TIPO

Hasta el hallazgo de la tarjeta telefónica, los datos relevantes con que contaba son los testimonios recabados en el lugar de los hechos, de todo tipo. Así, mencionó que en dos casos se reconoció a una mujer y a un hombre de ETA, y señaló que bastantes testimonios se fueron descartando y que sólo se llegaba a confeccionar retrato robot en casos donde los testigos mostraban mayor retentiva.

En este sentido, destacó también otros dos testimonios que destacan por su "seriedad", y que dieron lugar a la confección de dos retratos robot de dos individuos de raza blanca, uno de "tez morena" y otro "posiblemente árabe".

La furgoneta hallada en Alcalá de Henares gracias al aviso del portero Luis Garrudo ya supuso un primer cambio en la investigación, luego certificado por la mochila-bomba de Vallecas y por la tarjeta SIM.

FRACASO EN SEGUIMIENTOS PREVIOS AL "TUNECINO"

Por otro lado, el jefe de Policía de Madrid explicó que el último seguimiento a Serhane Ben Abdelmajib, "Serhan el Tunecino", presunto autor material del 11-M y uno de los siete terroristas que se suicidaron el 3 de abril en el piso de Leganés, se realizó el 5 de febrero.

Fernández Rancaño insistió en que en la investigación que se desarrollaba entonces "El Tunecino" era una persona más de lo que se suponía una célula durmiente dedicada al proselitismo de la 'jihad' islámica, blanqueo de dinero y creación de una infraestructora logística, pero no para actuar en España.

Dicha investigación empezó en 2003 y durante la misma se hicieron seguimientos e intervenciones telefónicas bajo la supervisión del titular del Juzgado Central de Instrucción número 4 de la Audiencia Nacional, Fernando Andreu. Esas diligencias previas abiertas se archivaron el pasado 29 de marzo, tras 15 meses de investigación y sin que se hubieran podido encontrar indicios suficientes para imputar delito alguno.

El archivo fue pedido también por la Comisaría General de Información y los datos obtenidos se enviaron al Juzgado Central número 6, para que su titular, Juan del Olmo, los incluyera en el sumario 20/04 en el que investiga los atentados de Madrid. Del Olmo había decretado la busca y captura de, entre otros, "Serhan el Tunecino" por su participación en el 11-M. Cinco de los terroristas que se suicidaron en Leganés se encontraban en la misma situación que "el Tunecino".





Otras noticias del día 08 de julio de 2004