Sáhara.- Hoy se cumplen 30 años de la firma de los Acuerdos de Madrid que sellaron la salida española del Sáhara

Cedió la administración del territorio a Marruecos y Mauritania en una de sus decisiones más controvertidas en política exterior

MADRID, 13 (EUROPA PRESS)

Hoy, 14 de noviembre, se cumplen 30 años de los Acuerdos tripartitos de Madrid con los que España selló su salida del Sáhara Occidental tras casi un siglo de colonización al ceder la administración del territorio a Marruecos y Mauritania. El último representante español salió del Sáhara el 28 de febrero de 1976.

En una de las decisiones más controvertidas de su historia reciente en política exterior, España traspasó con los Acuerdos de Madrid el grueso de la colonia española a Marruecos y un tercio a Mauritania. Esta última parte sería ocupada por las Fuerzas marroquíes en 1979 cuando Nuakchott abandonó su territorio saharaui y reconoció diplomáticamente a la República Árabe Saharaui Democrática (RASD).

El contencioso del Sáhara se inició en diciembre de 1965 cuando la Asamblea General de la ONU aprobó la primera resolución relativa al Sáhara en la que instó a España a "adoptar inmediatamente todas las medidas necesarias para la descolonización del territorio".

Tras la constitución del Frente Polisario en mayo de 1973 y el inicio de las acciones armadas contra intereses españoles en el Sáhara, el Gobierno del general Franco anunció en 1974 un referéndum para el primer semestre de 1975.

FALLO DEL TRIBUNAL DE LA HAYA

Sin embargo, el rey de Marruecos, Hassan II decidió presentar en septiembre de 1974 la cuestión ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya. El fallo del mismo fue asumido por cada parte en su propio beneficio. Así se dijo que el Sáhara no era 'terra nullius' antes de la colonización española iniciado en 1881, pero que tampoco tenía lazos de soberanía con Marruecos o Mauritania antes de aquella época.

Hassan II consideró que el Tribunal de La Haya le había dado la razón y organizó la denominada 'Marcha Verde' sobre el Sáhara con el concurso de civiles y militares marroquíes. El día 6 de noviembre se inició la última etapa de la 'Marcha Verde' desde Tarfaya y los expedicionarios marroquíes penetraron doce kilómetros en territorio del Sáhara con la aquiscencia de España.

Tras acampar frente a las líneas de defensa españolas, la marcha se suspendió definitivamente y el rey de Marruecos anunció que se había encontrado "otra solución". Pocos días después, el 14 de noviembre, se dio a conocer la firma de los Acuerdos de Madrid por los que España se comprometió a abandonar el Sáhara antes del 28 de febrero de 1976.

Las autoridades de Rabat aprovecharon la atención del Gobierno en la agonía del general Franco para lograr sus propósitos y el ministro José Solis, la figura española más próxima a Hassan II, se convirtió en el intermediario entre España y Marruecos para cerrar el acuerdo.

ESPAÑA NO CEDIÓ LA SOBERANÍA

El Gobierno socialista reafirmó recientemente en una respuesta parlamentaria a la que tuvo acceso Europa Press que en la Declaración de Madrid de hace 30 años no traspasó en aquel momento la soberanía de la hasta entonces colonia del Sáhara, aunque reconoció que Marruecos es en la actualidad la potencia administradora del territorio ya que ejerce la administración "de facto y sin contestación oficial de Naciones Unidas".

El diputado peneuvista Josu Erkoreka preguntó al Ejecutivo sobre las bases jurídicas en las que se apoya el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación para afirmar que es la legalidad internacional y, en concreto, la ONU la que califica a Marruecos como potencia administradora del Sáhara.

El Gobierno subrayó en primer lugar que España siempre ha sostenido que los denominados Acuerdos de Madrid de hace casi 30 años supusieron el traspaso de la administración del territorio (en este caso a Marruecos y Mauritania), pero que no hizo "ningún reconocimiento sobre la soberanía, cuestión que sigue estando pendiente de resolución del contencioso en el marco de Naciones Unidas".

Por ello, manifestó que "no sería incorrecto" describir a Marruecos como potencia administradora o administrativa, "ya que ejerce la administración del Sáhara Occidental de facto y sin contestación oficial de Naciones Unidas, sin perjuicio de que la cuestión de la soberanía esté pendiente de definición a través del ejercicio de la autodeterminación".

De este modo, se justificó que el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, emplease recientemente la expresión "potencia administradora" para Marruecos, debido a que reflejó una "situación real", al igual que lo ha hecho en distintas ocasiones la Secretaría General de la ONU o el propio secretario general, Kofi Annan, como por ejemplo en el párrafo 19 de su informe del 24 de abril de 2001.



Otras noticias del día 14 de Noviembre de 2005
Estado de emergencia en Francia
La OPA es un asunto interno
El Masters, en cuadro
Socios privilegiados de China
Teléfono de la Esperanza
Nadal se retira del Masters
Pacto de Estado en Educación
Molinos españoles en China
Inconstitucionalidad del Estatut
Financiación de la Iglesia
Crecimiento del PIB
Día mundial de la diabetes
Acuerdos de Madrid
Noticias de portada
Ver el archivo de noticias de portada