El turismo rural gana adeptos día a día y una de las comarcas beneficiadas por esta moda ha sido la Alpujarra, al sur de Sierra Nevada, en Granada. La comarca, con sus más de cincuenta pueblos no puede ofrecer importantes monumentos o grandes acontecimientos lógicamente y su oferta se centra en la naturaleza, la gastronomía y el descanso.

El entorno natural de la comarca es espectacular porque abarca desde las cumbres de Sierra Nevada hasta el mar Mediterráneo y en pocos kilómetros ofrece por igual parajes alpinos y tórridos secanos. La construcción y la disposición de los pueblos, con calles empinadas y estrechas entre casas blancas, nos recuerda que ésta fue una de las zonas de España donde más intensa fue la colonización musulmana hasta la definitiva expulsión de los moriscos en 1582.

La gastronomía de la comarca se centra en platos sencillos y elaborados a partir de productos de la tierra. Se pueden tomar desde unas sencillas migas elaboradas con harina de sémola -de aspecto parecido a la miga de pan desmenuzada- y acompañadas con longaniza o panceta hasta un puchero de hinojos con habichuelas. En los últimos años ha aparecido una especie de plato para turistas llamado plato alpujarreño consistente en unas papas a lo pobre con longaniza y un huevo frito -alimenticio si es, desde luego, pero la gastronomía local da para mucho más que eso-. No hay que olvidar los dulces que se elaboran en la comarca y cuyos orígenes pudieran estar en muchos casos en la repostería morisca de siglos atrás, como los soplillos de Cádiar, a base de clara de huevo montada y azucarada y almendra tostada.

En cuanto al descanso, en la Alpujarra puede encontrar todo el que quiera. En cualquiera de sus pequeños pueblos le bastará con andar doscientos metros en cualquier dirección para estar en medio del campo y escuchar un concierto de chicharras -de canto parecido al de los grillos-.

Si quiere disfrutar de todo esto, le aconsejamos que evite las zonas más masificadas como Capileira, Pampaneira, Bubión y Trevélez y, unos kilómetros más adentro, busque sitios como La Alquería de Morayma de Cádiar. No se arrepentirá.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here