Cuando se tiene un presupuesto ajustado, siempre vale la pena encontrar formas de ahorrar algo de dinero durante el año. Esto es especialmente cierto cuando eres dueño de un coche que, no lo olvidemos, siempre necesita mantenimiento para seguir en funcionamiento. Afortunadamente, el mantenimiento regular tiende a ser simple, y con unas pocas herramientas, un poco de investigación y buscando las piezas de recambio adecuadas, puedes ahorrar mucho con el tiempo haciendo tú mismo tareas más pequeñas. Normalmente cuesta alrededor de treinta euros en un taller cambiar un filtro de aire, quizás algo menos, pero más de la mitad de ese coste puede ser atribuido a la mano de obra solamente. La instalación de tu propio filtro de aire del habitáculo o cabina del coche (también algunos le llaman el filtro antipolen) reduce ese precio drásticamente y no te exige nada más que un poco de esfuerzo, una rápida parada en boxes y el costo del recambio en sí.

Mínimo esfuerzo

Afortunadamente, no necesita ser un mecánico experimentado para cambiar el filtro del habitáculo (el cambio del filtro de aire del motor es parecido pero es mejor dejarlo para cuando tengamos un poco más de experiencia). Es un proceso simple y directo y generalmente puedes averiguar cómo reemplazar los filtros de aire de tu modelo concreto de vehículo buscándolo en Youtube o a través de guías detalladas paso a paso publicadas por profesionales que saben de lo que están hablando. En ellas se describen las herramientas que necesitará para el trabajo y, a veces, incluso se incluyen gráficos para que sepas exactamente qué hacer en cada paso del camino. Aunque es probable que el proceso cambie dependiendo del vehículo, es una tarea bastante estándar:

  1. Lleva tu vehículo a un espacio seguro y seco en un terreno plano.
  2. Accede a la cámara de filtro de aire, generalmente detrás/debajo de la guantera o en el capó delantero del coche, cerca del parabrisas. A veces estará cerrado con tornillos, en otros casos con clips/tirantes (todavía más fácil de abrir).
  3. Retira el filtro de aire viejo y cualquier resto que deje atrás (a veces puedes encontrar trozos de hierba seca, papelillos, insectos y cosas así).
  4. Coloqua el nuevo filtro de aire en su lugar hasta que esté encajado.
  5. Vuelve a colocar la tapa de la guantera o cualquier otra pieza que se haya quitado para acceder al filtro.

Así de fácil, tu cambio está hecho y te habrás ahorrado una cantidad de dinero nada desdeñable al hacerlo tú mismo en un rato. Por supuesto, la primera vez te costará más trabajo, como todo en la vida y estarás más inseguro pero una vez que hayas hecho el primer cambio te preguntarás por qué no llevas toda tu vida haciéndolo tú mismo.

Una breve parada en boxes

Incluso si eres la persona más ocupada de la faz de la tierra, probablemente tengas mucho tiempo para cambiar tu propio filtro de cabina. Incluso las personas que se inician en el mundo de los coches es probable que no tarden más de 5 minutos de principio a fin, el  tiempo que se necesita para tomarse un café. En este espacio de tiempo, podría ahorrarse hasta 30€ en mano de obra, lo cual nunca viene mal, especialmente si se tiene más de un coche en casa.

Coste de los materiales

Debido a que no hay herramientas especiales involucradas en el proceso de cambio (aparte de un destornillador para abrir la tapa en la guantera en algunos vehículos), el único coste del que debes preocuparse al realizar esta tarea por tu cuenta es el precio del filtro de aire en sí. El costo de un filtro de aire de cabina, por supuesto, variará según el tamaño, la marca y otros factores, pero la mayoría de los filtros de aire de cabina estándar tienden a estar alrededor de los diez euros (para tener una referencia de precios de repuestos, puedes mirar cualquier tienda online). Esto es menos de la mitad de lo que probablemente te costaría que un mecánico profesional te cambiara el filtro, lo cual sólo sirve para resaltar la importancia de hacer un poco de bricolaje.

Aprende algo sobre el mantenimiento del automóvil

Si eres es nuevo en el mantenimiento de automóviles en casa, entonces probablemente tienes muchas preguntas. ¿Cómo se reemplaza un filtro de aire? ¿Cómo se cambia una llanta? ¿Tienes que reemplazar todas las bujías a la vez? Puedes obtener las respuestas a todas estas preguntas navegando un rato por Youtube, esa especie de Gran Biblioteca del siglo XXI, pero también acercándote a alguna tienda de repuestos que seguramente hay cerca de tu casa y en la que nunca se te había ocurrido entrar; pregúntale a los dependientes y verás cómo estarán encantados de asesorarte.

El filtro de aire del habitáculo es una pieza especialmente fácil de cambiar y que, además, si no lo haces bien del todo tampoco implica graves riesgos de seguridad (ni se te ocurra iniciarte en le mantenimiento del vehículo con, por ejemplo, los frenos) por lo que es un primer paso ideal para empezar a ahorrarse unos euros y, como se ama lo que se conoce, disfrutarás más de tu propio coche.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here