Published On: Lun, Feb 16th, 2004

La careta del PNV

Conforme avanza el tiempo, se ve más clara la posición del PNV respecto a
la violencia etarra y a sus proyectos de futuro independentistas para el
País Vasco. Cada declaración, cada suceso, cada reacción ponen de manifiesto
que es este partido el soporte ideológico de la banda terrorista y quien, en
el fondo, le presta su legitimidad política (si es que la tiene).

Ya quedan lejos los tiempos en que los políticos nacionalistas ponían cara de
dolor con cada atentado etarra (que nunca era contra ellos, siempre contra
los militantes de partidos nacionales -PP y PSOE-, militares y policías)
mientras ellos seguían con su labor de socavamiento de las bases de la
convivencia mediante una ideologización pronacionalista que empezaba en
las escuelas y terminaba en las subvenciones públicas.
Antes, el PNV estaba en las instituciones con ánimo de potenciarlas para,
una vez fortalecidas, apropiárselas.

Ahora ya empieza a estar claro qué es lo que quiere y cómo lo hace.

Lo que quiere es un estado independiente y lo hace de la manera aprendida
de grandes maestros como Franco, Milosevich o Sharon.
La táctica es sencilla: vamos a contarle a todo el mundo que las
vascongadas fueron un día un país independiente, importantísimo y maravilloso
donde los vascos, todos con RH propio, eran felices y prósperos y le
prometemos a la gente que si volvemos a ser independientes seremos otra vez
la nueva Arcadia. Pero resulta que ni adoctrinando a los niños en los
colegios consiguen que les crea más de la mitad de la población así que
llegan a la conclusión de que si esa gente no quiere formar parte del paraíso
es porque están equivocados y a los equivocados, hay que echarlos.
El método para echarlos es igualemnte sencillo: yo subvenciono grupos
radicales que se dedican a quemarles los coches y los negocios a estos
antivascos y como soy el amo de la policía, le digo que cuando vayan
a apedrear el coche de uno de ellos, que miren para otro lado.

El dato que hay que tener muy en cuenta es que ni con asesinatos, ni con
amedrantamientos, ni con todas sus campañas miserables y sus métodos
fascistas consiguen que desaparezca ese 40% de la población que piense
distinto que ellos. Y este 40% ha tenido la fuerza necesaria para resistir
y hacer que, definitivamente, al PNV se le caiga la careta.

Moderador



Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>