Published On: Lun, Ene 24th, 2005

Ibarretxe I, el hipócrita

Ahora resulta que el PNV amenaza con recurrir al Constitucional para defender no se qué prentensiones sobre la tramitación del plan Ibarretxe, es decir, que primero hago una propuesta pasándome la Consitución por el forro (cuando no me interesa) y después reclamo ejemplaridad constituicional a todo el mundo (cuando me interesa).

A estas alturas, la verdad es que ya no sorprende que esto provenga del partido que financia los viajes que los colectivos proetarras organizan para amedrentar a los presos y mantenerlos como rehenes de su estrategia política. Ciertamente, el entorno etarra le ha devuelto el favor apoyando el plan en el parlamento vasco; seguramente habrá un pacto para todo eso. Bueno… seguramente no, a la vista de cómo se desarrollan los hechos, está claro que todo esto forma parte de la misma estrategia.

En el fondo, el asunto es muy sencillo: los de la camisa de cuello duro, hacen declaraciones en nombre de “tuduss luss vascuss y las vasscass” para mantenerse en sus privilegios y los del flequillo recto y cara de hoolligan se encargan de amedrentar al que opine lo contrario. Cuando se cierran las vías políticas, los presuntos políticos “apuntan” a los enemigos del pueblo vasco y los del pasamontañas ejecutan las órdenes. Es el mismo esquema que históricamente ha permitido sobrevivir a las mafias. Si uno de los pilares cojea, el otro saldrá rápidamente en su apoyo.

Que ahora aparezcan los promotores del plan Ibarretxe reclamando apoyo constitucional es más o menos de la misma catadura moral que la pensión de invalidez que consiguió un destacado dirigente de Herri Batasuna de la Seguridad Social española. O sea, soy español para cobrar pero no soy español para pagar. ¿Hipocresía? ¿Caradura?

Moderador



Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>