Published On: Lun, Feb 7th, 2005

La última regularización antes de la siguiente

Ya estamos otra vez inmersos en el enésimo último proceso de regularización de inmigrantes ilegales en España. Vaya por delante que no me parece mal que vengan inmigrantes, deberían venir incluso más; aportan riqueza y trabajo al país (y si no que se lo digan a Estados Unidos, un país donde la población nativa fue prácticamente exterminada por los inmigrantes europeos).

Lo que no deja de llamar la atención es el esfuerzo que hacen los políticos en poner cara muy seria para decir que ésta es la última regularización que se hace y que a partir de ahora se va a aplicar mano dura con las infracciones y que con este proceso se acaba la inmigración ilegal en España. Y voy yo y me lo creo.

De entrada, la regularización afectará a pocos inmigrantes porque los requisitos que se han puesto parecen exigibles a inmigrantes cuasi legales (básicamente empadronamiento de más de seis meses y contrato de trabajo). Va a seguir existiendo una inmensa bolsa de inmigrantes sin papeles de ninguna clase deambulando por las calles, trabajando para empresarios sin escrúpulos o dedicados a la venta callejera de productos ilegales (ropa falsificada, productos informáticos, películas…).

Sin embargo, lo peor de este tipo de regularizaciones es que enseñan el camino a otros inmigrantes que ahora ya se están empadronando porque saben que habrá una siguiente regularización y después otra y después otra. Produce sonrojo ver cómo llegan quejas de otros países europeos por la facilidad con la que se hacen las regularizaciones en España. Esos países se quejan porque, al ser España uno de los países del espacio Schengen, una vez obtenidos los papeles en España, pueden moverse libremente por casi toda la Unión Europea y, en eso, no les falta razón.

Hace falta que, de una vez por todas se emprenda una política seria de inmigración consensuada entre las principales fuerzas políticas (PP y PSOE, para entendernos); ya se encargará Carod Rovira de soltar la patochada correspondiente y el lendakari de poner el grito en el cielo por la invasión de sus competencias y el riesgo de contaminación de la sangre vasca.
Esa política tendrá que consistir en
– favorecer la entrada de inmigrantes con una mínima cualificación y conocimiento del español creando centros en los países de origen.
– aplicar tajantemente las normas y expulsar sin contemplaciones a los que ha entrado ilegalmente.

Inmigrantes sí, pero cada cosa, como hay que hacerla.

Moderador



Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>