Published On: Jue, Ene 10th, 2008

Sarkozy: “el hombre polémica”

El estado francés se ha caracterizado siempre por el lujo y el artificio. Sus reyes, antigúamente, y presidentes de la República, en la actualidad, se han sentido atraídos por el poder y la buena vida y no han tenido ningún reparo en mostrarlo. Al igual que sus escándalos, que si bien, con más o menos intención, han acabado saliendo a la luz.

Jaques Chirac, anterior Presidente, junto a su ministro Villepin, nos dejaban el último ejemplo de ello. Pero su sucesor Sarkozy se ha propuesto acaparar toda la atención en cuanto a polémica se refiere y no contento con el revuelo que tiene montado en su país a causa de su más que dudosa política, ahora sorprende con un viaje navideño de lujo acompañado de su nueva novia, la cantante Carla Bruni. Los ataques se suceden en varios frentes, los que le critican sus gustos onerosos, los que lo hacen por sus poco recomendables amistades, responsables de estos viajes, y los que consideran que viajar con su nueva novia a dos meses escasos de haberse separado y sin ningún pudor es una mala decisión.

A todo ello se añade el hecho no menos curioso de que su hijo Pierre se dedique a escribir canciones a raperos franceses en contra de la política de la República. De todos es conocida la poca aceptación que levanta Monsieur Sarkozy entre los inmigrantes e hijos de inmigrantes franceses y que cualquier movimiento que hace es motivo de crítica, pero que ni en su propia casa encuentre apoyo, sino todo lo contrario, es para echarse a llorar.

Para nada estoy de acuerdo con la política de Sarkozy y estoy segura que en esos viajes que hace en jet privado y en los regalos que, fruto del enamoramiento y meloso comienzo, habrá hecho a su nueva conquista se habrá ido más de un euro de los contribuyentes pero es que el lujo y el poder nos gustan a todos y si ello va acompañado de bellas damas, pues mejor. Lo que pasa que hay que tener un poco de reparo en hacerlo público. Ya no sólo porque lo contrario signifique el sentirse avergonzado o una cohibición a sus sentimientos o formas de vivir la vida, si no porque hacía relativamente poco que en el Elíseo vivía otra mujer y que si se elige vivir, servir y trabajar por un pueblo, aunque luego signifique hacer con él lo que se quiera, hay que mantener las actuaciones sensacionalistas lo más lejos posible.

Puede que así consiga el respeto de su pueblo, o si no, al menos de su hijo.



Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>