Published On: Mar, Nov 17th, 2009

¿Babel o lengua(s) globalizada(s)?

La leyenda de la torre de Babel nos da a entender que la multiplicación de lenguas es un castigo para la Humanidad… Indudablemente un grandísimo problema desde épocas remotas: ¡Cuánto conflicto, sufrimiento y pérdida de tiempo causó y sigue causando el hecho de no entendernos a falta de un idioma común…! La idea de poder comunicarnos en una única segunda lengua a aprender por todo el mundo, sigue siendo muy válida y vigente. El esperanto, idioma de gramática simple y lógica, pensado e inventado por L. Ludwik Zamenhof (*) como medio de comunicación universal, no ha prosperado debidamente por razones aún no aclaradas. Mientras, en este babel lingúístico que sufrimos, tenemos los idiomas más hablados en el mundo de los cuales hemos de servirnos a la fuerza y con más o menos suerte: el chino mandarín, inglés, español, ruso, hindi-urdú, árabe, alemán (Schriftdeutsch), francés y otros.

Para los hispanoparlantes es muy importante saber que el español, de las lenguas latinas, no sólo es la más hablada y globalizada sino una que se halla en plena expansión, con grandes posibilidades de convertirse en lengua preferida de millones de personas, por su fonética, ortografía y gramática-; seguramente la menos difícil de aprender entre los citados idiomas predominantes. Ahora bien: el éxito del español como idioma universal dependerá en gran medida de la preservación de su unidad, tarea lingúística primordial de los hispanistas, hispanohablantes y docentes del español. Ya lo advirtió don Ramón Menéndez Pidal.

Comprendamos pues, que no hay que temer por la “diversidad” y supervivencia de las lenguas minoritarias y dialectos sino por la fragmentación de los grandes idiomas como un bien común, unos medios de comunicación imprescindibles que debemos conservar, potenciar y mejorar.

Las miles de lenguas vernáculas igual que las peculiaridades étnicas y tradiciones, las hemos de asumir como una característica cultural del pasado de la Humanidad. Una herencia común diferenciada que hoy, en un mundo globalizado, nunca más debe utilizarse para fines políticos y la exaltación nacionalista. Menos aún privar a las nuevas generaciones del aprendizaje, uso y dominio de uno o varios idiomas globalizados, con el pretexto de preservar lenguas minoritarias y dejes locales, tal como se pretende ahora en algunas comunidades autónomas de España. Prohibir rotular en español, restringir su uso y enseñanza, no sólo es un anacronismo grave sino un desdén a la racionalidad, comunicación y cohesión social.

Aroldo Gamper Chowdrai
de
Alpujarra Viva -por el desarrollo sostenible- asociación comarcal



Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>