Published On: Mie, Mar 30th, 2011

Al Partido Popular le pueden perder las prisas


Ruicid

Después del ímprobo trabajo que el PP había realizado durante este último año para lograr el acoso y derribo del Presidente Rodríguez Zapatero, ayudado en su tarea por la mayor parte de los medios de comunicación, e incluso por el Propio Presidente al dar a su política un giro de ciento ochenta grados y con el objeto de complacer las exigencias de la Unión Europea.
Cuando creían que los Sindicatos habían sido completamente dominados, tras el poco éxito de la Huelga.
Con unas encuestas que les auguraban un triunfo total en la elecciones Municipales y Autonómicas, (salvo que el tema de la corrupción terminara de calar en el electorado) y ellos ya se estaban encargando de que los tribunales no comenzasen a sentar en el banquillo de los acusados antes de que se celebrasen los Comicios del mes de mayo.
Su objetivo se centraba en pedir insistentemente la dimisión de Zapatero y en cargarse al más que posible sucesor Rubalcaba por el “caso Faisán”.

Todo parecía atado y bien atado. El Partido Popular estaba convencido de que esto iba a resultar un paseo triunfal para colocar por fin a Mariano Rajoy en la Moncloa.
De pronto y sin avisar han recibido una puñalada en el corazón por parte de quién nunca lo hubiesen esperado.

Hace unos días. El Presidente convoca de nuevo a la cúpula empresarial para explicarles cual es el camino que piensa seguir en los próximos meses.
Cuando el primer banquero del País toma la palabra se espera lisa y llanamente que va a pedir su dimisión y que de paso a un adelanto de las elecciones para que sean otras nuevas caras las que empiecen a tirar del carro.
¡Sorpresa! Emilio Botín en lugar de pedir lo esperado, no sólo le pide, le solicita y casi le exige que agote la legislatura continúe con su política de reformas para hacer frente a la crisis, ya que los primeros síntomas de recuperación se están dejando sentir. Piensa que no es el momento adecuado para que el Presidente abandone.
No es el único que habla en ese sentido varios de los grandes empresarios, aunque un poco más tibiamente son de la misma opinión, para asombro de los que esperaban un pronunciamiento en sentido contrario, únicamente el Director del BBVA se aparta del guión de los anteriores y ataca duramente a Zapatero.

Si a esto le añadimos que el nuevo Presidente de la Patronal, Rosell se ha pronunciado de forma parecida, y que después del impresentable Díez Ferrán él representa la esperanza de que este país disponga de un empresariado eficaz y pragmático, capaz de entender que resulta positivo y necesario para el futuro de las empresas y del conjunto de los españoles, que exista una buena la cohesión social.

Ante estos hechos el PP. Se ha visto descolocado totalmente y ha tenido que acudir a su “Gurú” particular para que vuelva a poner las cosas en su sitio. Pedro Jota se ha puesto con rapidez manos a la obra, veremos si lo consigue.



Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>