Facebook ha anunciado que está trabajando en una nueva criptomoneda que serviría como medio de pago en el comercio electrónico al margen de las moendas tradicionales y de los bancos que operan con ellas.

En resumidas cuentas el sistema se puede describir así:

  1. un grupo de empresas con Facebook a la cabeza ponen una pasta (dólares y euros) para crear un fondo: este fondo responde si alguien pide que se le cambie su moneda por dinero real (dólares y euros)
  2. como la gente confía en que esa moneda tiene el valor que Facebook le dice y respalda, empiezan a aceptar pagos en esa moneda y después vuelven a gastarla en compras online en otros sitios web que aceptan la nueva moneda
  3. cuando el sistema está establecido universalmente, al final todo el mundo mundial acepta pagos en Libra

Pero este modelo idílico está lleno de preguntas:

  1. ¿Quién decide el valor de la moneda? Si la moneda está respaldada por monedas que fluctúan (dólares y euros) ¿cómo fluctuará la moneda? ¿lo decidirá Mark Zuckerberg según ande más corto o más largo de fondos?
  2. Si el sistema se viene abajo ¿quién me pagará los 100.000 euros que sí tengo garantizados por los gobiernos europeos para depósitos en monedas y bancos tradicionales? ¿Se pagarán impuestos por las operaciones en esta moneda? ¿En qué país se anotará la operación, en paraísos fiscales?
  3. ¿Quién manejará los datos asociados a ese dinero? Como no se podrán abrir cuentas anónimas, se supone que el dinero irá ligado a una cuenta de Facebook pero conociendo el historial de abusos de esa red social, habría que ser mu’tonto para dejar en manos de Zuckerberg y compañía los datos de tu nómina, de tu hipoteca o de lo que gastas en medicinas y esperar que luego no te pongan pegas al ir a hacerte un seguro de vida si has comprado antes medicinas para el corazón.
  4. ¿Quién decidirá quién puede operar y quién no con la nueva moneda? Si saco una red social nueva y le estoy quitando clientela a Facebook ¿podrán echarme del sistema?

¿Qué significa en el fondo todo esto de la moneda de Facebook?

Se trata, ni mas ni menos, que de transferir soberanía de los países hacia las multinacionales.

¿De verdad hemos llegado los ciudadanos de las democracias occidentales a tal nivel de estupidez como para consentir que sean las compañías multinacionales las que decidan qué hacemos con nuestras vidas?

Ojalá se estrellen.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here